Personajes Santiago de Liniers
Turismo
Como llegar
Atracciones Turísticas
Naturaleza Argentina
Galeria de Fotos
Videos de Argentina
Agencias de Viaje
Embajadas Extranjeros
Hospedaje
Hoteles en Argentina
Posadas en Argentina
Apartamentos Turisticos
En General
Provincias de Argentina
Clima de Argentina
Cultura de Argentina
Economia de Argentina
Fauna y Vegetación
Fechas de Fiestas
Gobierno y Politica
Historia de Argentina
Mapas de Argentina
Personajes Importantes
Salud y Medicina
Universidades
Servicios
Paginas Amarillas
Foro de Argentina
Prensa de Argentina
Blogs de Argentina
Directorio Paginas Web
Gastronomia
Restaurantes
Clubs y Bares
Transporte
Aerolineas en Argentina
Aeropuertos de Argentina
Lineas de Autobuses
Taxis en Argentina
Alquiler de coches
Entretenimiento
Compras en Argentina
Deportes en Argentina
Eventos en Argentina
Radio y TV
Cines de Argentina
Musica - Conciertos
Vida Nocturna
Ultimos Visitantes

Argentina Personajes Santiago de Liniers
Santiago de Liniers

Santiago de Liniers

Santiago de Liniers y Bremond, Caballero de la Orden de San Juan, Caballero de la Orden de Malta, Capitán de navío de la Real Armada, Comandante General de Armas de Buenos Aires y Virrey del Río de la Plata, nació en la ciudad francesa de Niort el 25 de Julio de 1753. Hijo de Jaeques de Liniers, oficial de la rnarina gala, y de Enriqueta de Bremond, ingresó en la Orden de Malta como paje del Gran Maestre Manuel Pinto de Fonseca, después de cursar estudios con los padres del convento del Oratorio. Durante tres años permaneció en la escuela militar de dicha Orden, hasta egresar, en 1768, a los 15 años, con la cruz de Caballero.

En Francia ingresó en el regimiento de Royal-Piémont, llegando a Subteniente de caballería, pero en 1774 solicitó la bajá en Carcassonne, para ir hacia Cartagena, donde se alistó como voluntario en una de las cruzadas contra los moros argelinos. En esa oportunidad sirvió como edecán del príncipe de Rohan. Su rutilante foja de servicios será, en el futuro, comentario de Buenos Aires, debido a que lo rodea de un halo de romanticismo y aventura. Al concluir la campaña en Africa, rindió examen de guardia-marina y no tardó en ascender a alférez. En 1775 se embarcó con la expedición de Pedro de Cevallos, y a las órdenes de ése participó en la ocupación de la isla de Santa Catalina y en el ataque a la Colonia del Sacramento. luego, entre 1779 y 1781, fue oficial del navío San Vicente, un barco de la escuadra franco-hispana que luchó contra la flota inglesa, Se encontró más tarde en el sitio de Mahón y en la conquista de Menorca, y fue ascendido, por su actuación en estos encuentros, a Teniente de navío. En el sitio de Gibraltar actuó como segundo jefe de la batería flotante Talla Piedra, campaña en la que poco después, como Comandante del Fincastle, se apoderó del barco corsario Elisa, de origen inglés. Este nuevo hecho le valió las insignias de Capitán de Fragata.

En 1788 fue enviado al Río de la Plata para, organizar una flotilla de cañoneras. Llevó consigo a su hijo Luis y a su primera esposa, Juana de Menviel, con quien había contraído enlace en Málaga. Pero ella murió en Marzo de 1790 y Liniers volvió a casarse, esta vez en Buenos Aires, con María Martina Sarratea, hija de Martín de Sarratea.

Luego de dirigir la fortificación de la plaza de Montevideo, en 1796, como Jefe de la escuadrilla española, obtuvo el grado de Capitán de Navío. En 1803 el Virrey Joaquín del Pino lo nombró Gobernador de Misiones, y hacia allí se trasladó Liniers para hacer, además, un estudio político y científico de la región, cuyas conclusiones volcó en Junio de 1804 en un estudio especial. En el viaje de regreso a Buenos Aires murió su esposa María Martina, y al arribar a la Capital, el Virrey Rafael de Sobremonte le encargó la defensa de la Ensenada de Barragán. Allí fue sorprendido por la primera invasión inglesa, en 1806. Su actuación en la Reconquista y posterior Defensa de Buenos Aires representa el máximo galardón en la biografía de caudillo, que fue premiado con el cargo de Virrey del Río de la Plata.

Los sucesos del 19 de Enero de 1809, no obstante, concluyeron con su alojamiento del puesto, que ocupó Baltasar Hidalgo de Cisneros. Por entonces Liniers proyectaba viajar a España, aspiración que venía postergando desde hacía años. Mientras esperaba la autorización para trasladarse a la Península se dirigió a Alta Gracia, Córdoba, donde adquirió una estancia que perteneció a los jesuitas, estableciendo allí su vivienda. En uno de los frecuentes viajes que realizaba a la ciudad de Córdoba tuvo noticias de la Revolución del 25 de Mayo de 1810.

Su oposición al proceso porteño y la jefatura del movimiento contrarrevolucionario acabaron con su vida, el 26 de Agosto de ese mismo año.

Información